Dermatología estética > Tratamientos estéticos para hombres

tratamientos-hombres

La medicina estética ha estado durante décadas vinculada a las mujeres, por publicidad y hábitos de vida. Durante años, antes de la irrupción de los nuevos avances médicos en este ámbito (botox, inductores de colágeno…) las mujeres acudían con a centros estéticos de modo periódico sin que esta costumbre estuviese instaurada en la rutina masculina.

Sin embargo en el momento actual son cada vez más los hombres que acceden a tratamientos de dermatología cosmética con diferentes objetivos. Porque ahora encuentran en este campo la respuesta a necesidades antes olvidadas.

LOS DOS ASPECTOS MÁS DEMANDADOS SON LA REDUCCIÓN DE ARRUGAS DE EXPRESIÓN Y LA MASCULINIZACIÓN DE LOS RASGOS FACIALES

1.”MASCULINIZACIÓN” de rasgos faciales. Es frecuente buscar algunos elementos que marcan una imagen más “ruda”, la imagen facial del David de Miguel Angel.

  • Una mandíbula marcada, evitando la redondez facial.
  • Esto mismo se busca en los pómulos, intentando que sean más pronunciados y definidos.
  • Y finalmente una proyección del mentón

 

Esto se consigue mediante productos de relleno, especialmente con ácido hialurónico de alta densidad y muy reticulado, que garantiza no solo una mayor duración del producto sino la seguridad de que este no va a “emigrar” ni desplazarse.

En definitiva se busca la imagen facial identificadora, con tratamientos de duración media entre 18 y 24 meses.

2. ARRUGAS DE EXPRESIÓN. Hay que recordar que el musculo frontal suele estar mucho mas desarrollado en los hombres y eso conduce a un aumento evidente de las arrugas en región frontal y así mismo por el desarrollo del musculo interciliar la aparición de un entrecejo muy marcado. El control de estas arrugas se produce con la infiltración de toxina botulínica cuyo objetivo es la relajación del musculo responsable de la formación de estas, así al reducir la contracción no se forman las arrugas.

Los pinchazos son mínimos y apenas invasivos, sin periodo de recuperación, y la duración de los efectos se prolonga entre cuatro a seis meses (en espera de la llegada de la nueva toxina coreana anunciada en el Congreso internacional de París en Enero de 2.023, de mayor duración y menos riesgo de “acostumbrar” nuestra piel).

Es muy importante abordar lo mas precozmente estas arrugas, pues si se marcan a lo largo de los años llegan a producir “arrugas estáticas”, es decir, surcos permanentes que no se resolverán por completo con la infiltración y requerirán rellenos con hialurónico.

Además de estos dos aspectos la gama de opciones a las que la estética actual orientada a hombres en muy amplia pero destaca la demanda de tres tratamientos:

  1. Por la acción de la testosterona sobre la glándula de grasa es frecuente que el poro se muestre abierto, y la piel tenga un aspecto deslucido. En este aspecto el LÁSER FRAXEL es una solución al conseguir una renovación epidérmica con resultados óptimos e inmediatos en el aspecto facial, recuperación muy rápida (48-72 horas), el paciente consigue una piel “más limpia”.

 

Además  se consigue un efecto a largo plazo pues su carácter no ablativo sino fraccionado permite actuar en capas profundas del tejido, pero solo en “micropuntos” y manteniendo intacta la piel periférica. Ello favorece estimular en las áreas no afectadas por el laser, la formación de colágeno y regeneración celular, se produce una mejora de la piel en su conjunto.

  1. No olvidemos además que en la actualidad los hombres desarrollan cada vez más actividades deportivas, esto puede conllevar la aparición de lo que se conoce como “cara de running”.

 

Se pierden la grasa de planos profundos, dando un aspecto desfavorecido y envejecido al marcarse los rasgos óseos, sin sustento graso de la estructura muscular. En estos casos es frecuente recurrir también a los rellenos de ácido hialurónico, siempre reticulado y alta densidad, y colocado en planos submusculares con el objetivo de “proyectar” y no de “volumizar”. Una finalidad distinta a la mencionada en el primer apartado.

  1. La piel más densa y gruesa en el caso de los hombres también “pesa más” y por lo tanto con los años su descolgamiento produce un aspecto cansado y aumenta los surcos nasogenianos. Es importante introducir el uso de inductores de colágeno, con el fin de retensar y evitar la caída de tejidos y la formación de arrugas.

 

Aquí podemos encontrar productos distintos como la hidroxiapatita cálcica o los hilos tensores (de variedades y densidades distintas), consiguen con técnicas mínimamente invasivas, que en apenas unos días son imperceptibles, resultados espectaculares a las tres semanas, por formación de colágeno, en torno al producto introducido, que aumenta la densidad cutánea y con un efecto tensor, que a modo de malla “levanta” nuestra cara.

Los hombres cada vez más cuidan su piel, pero no solo con cremas o after shave, sino con técnicas dermatológicas  de modo cada vez más habitual e introducido en su rutina y ritmo vital, que es lo único que garantiza “envejecer bien”.