Cáncer de piel > Prevención de Melanoma

melanoma01

El melanoma es el cáncer de piel más frecuente en menores de 50 años, y a diferencia de otras variedades, el que presenta una elevada probabilidad de mortalidad según su estadiaje.

Lo sorprendente es que pese a las campañas de prevención y el conocimiento actual su incidencia ha aumentado un 200 % en los últimos años y la mortalidad un 2 %. De estos datos podríamos deducir que la detección precoz está reduciendo la mortalidad, pero que HAY QUE MEJORAR LAS ESTRATEGIAS PARA EVITAR SU APARICIÓN.

Como hemos de cuidar nuestra piel:

  1. Las cremas de protección solar requieren una aplicación en cantidad adecuada (2 mg/cm cuadrado) esto supondría que valorando la superficie cutánea (entre 1,2 y 2 metros cuadrados) un envase de crema solar de 150 ml nos debería durar apenas 4 aplicaciones.
  2. En la mayoría de los casos la eficacia del producto tiene un tiempo medio de dos horas, lo que requiere renovar la aplicación siempre recordando que el sudor o la grasa diluyen su eficacia
  3. La crema de protección solar habría de ser siempre FP 50 + que es el máximo posible. Pero ello no indica que su uso correcto evite el daño solar, sino que lo reduce. De hecho, el índice se refiere, no a la cantidad de sol que recibimos, sino al tiempo que tardamos en sufrir eritema o quemadura solar. La crema solar reduce el riesgo de quemadura, pero no en la misma proporción en la que reduce el daño cutáneo y por ello el riesgo de envejecimiento y cáncer.
  4. Por otro lado, los principios activos químicos tienen absorción cutánea y se considera no recomendable superar según la FDA los niveles sanguíneos de 0.5 ng/ml. 

 

Hay ahora otro factor muy importante: El mayor índice de cáncer de piel tipo melanoma depende del sol y de las quemaduras solares sufridas antes de los 16 años.

Quienes acudimos a congresos internacionales de dermatología, escuchamos con frecuencia dos frases que resumen la orientación hacia la protección en el momento actual:

“LA PROTECCIÓN SOLAR EN CREMA GENERA UNA FALSA SENSACIÓN DE CONFIANZA” y “LA MEJOR PROTECCIÓN SOLAR ES BUSCAR LA SOMBRA”

De todo ello podemos concluir que es el  momento de REVISAR NUESTRA PIEL PERIÓDICAMENTE en busca de lesiones cutáneas que puedan ser importantes, y en su caso controlarlas

Es el momento de acudir con nuestros hijos a centros que revisen su piel y les expliquen los cuidados que han de seguir en un país como España, de sol maravilloso que nos aporta vitamina D suficiente con 10 minutos de paseo matutino, pero a cambio nos lanza ese mismo sol a través del cristal de nuestros coches cuando conducimos, o en los parques cuando practicamos deporte al aire libre, o en los patios de los colegios jugando… el sol no está sólo en las hamacas de nuestras playas sino en nuestro día a día.